Content Marketing SEO

Cuál es la densidad de palabra clave ideal en SEO para enamorar a la araña

Los que nos dedicamos al noble arte de juntar letras, tenemos que enfrentarnos a cavilaciones de todo tipo. Seducir al lector, loar las virtudes de un producto o servicio, aportar contenido de valor, pasar a la posteridad… Sin embargo, los redactores SEO, además de encandilar con nuestra prosa, tenemos como objetivo primordial hacerle tilín a las arañitas de Google, para que nuestro trabajo cobre sentido.

Me explico: un redactor (sea SEO o no sea SEO, saes?) tiene que escribir para lectores humanos. Pongamos por caso esta entrada de blog. Uno de mis objetivos como redactor SEO es que tú, querido visitante de la web de Premium Leads, te quedes aquí entretenido leyendo estas líneas. Y probablemente una de tus expectativas como lector sea obtener contenido de valor, aprender algún concepto teórico que no conocieses todavía (la densidad de palabra clave ideal, en este caso) o refrescar tus conocimientos de un modo original.

Pero claro, al mismo tiempo, mi trabajo consiste en que hayas llegado hasta este texto a través de los resultados de un motor de búsqueda web -Dr. Google, I presume?-. Además del temible reto de enfrentarse a la «hoja en blanco», el redactor SEO tiene más quebraderos de cabeza. Cualquiera que quiera encandilar al algoritmo de Google, tiene que atender a una serie de detalles para dar con la tecla. ¿Cómo se consigue aparecer en los primeros resultados de búsqueda? ¿Cómo podemos lograr en la era digital el viejo anhelo de ganar visibilidad y destacar en la multitud?

Parafraseando a un legendario pensador de la política española: «Es el buscador el que indexa la página y es la página quién quiere que los buscadores sean la página». Hablando en plata, nenes: si quieres ser el amante de Google, tendrás que caerle bien a sus arañitas.

Pero… ¿qué son las arañas de Google?

Arañas google

Disculpadme la licencia del término «arañitas de Google» para captar la atención de los curiosos y los recién llegados al mundo marketero. En muy pocas palabras, con este término nos referimos a los robots (crawlers o spiders) que rastrean los sitios web, que identifican, indexan y clasifican las páginas web en buscadores en base al contenido y las palabras clave más buscadas.

Porque claro, es sensacional redactar textos con total libertad creativa y caer bien al lector, pero hasta ahora Google no le da peso en su algoritmo a la simpatía que despierta un redactor. ¿En qué factores se basa este algoritmo? Entenderlo al 100% se cotiza tanto como conocer la fórmula de la Coca-Cola, aunque su renovación constante no pone las cosas fáciles. Con cada nueva actualización, algunos elementos van ganando importancia sobre otros.

Existen muchos factores SEO que influirán en la posición de una página en los resultados de búsqueda: tasa de rebote, velocidad de carga, tiempo de permanencia del usuario, enlazado interno y externo, número de visitas directas, interacciones en redes sociales, experiencia de usuario… o la densidad de palabra clave, entre muchas otras.

¿En qué consiste la densidad de palabra clave?

La densidad de palabra clave se resume en el número de veces que aparece una palabra clave en una página web. Esta fórmula se calcula al dividir el número de veces que figura una keyword frente al número total de palabras de la página, tal que así:

Densidad de palabra clave = ( Número de veces que aparece la palabra clave / Número total de palabras ) x 100

Ojo, aunque hablemos de ecuaciones y esté claro que la redacción SEO cuenta con su propia idiosincrasia, no hay utilizar escuadra y cartabón para escribir contenidos optimizados para SEO. Si el contenido de la página está correctamente estructurado, invita a la lectura y responde a las expectativas del visitante, ya tienes mucho terreno ganado.

A ver, ¿es tan importante la densidad de palabra clave para el SEO?

No nos engañemos: la densidad de palabra es un factor que ha ido perdiendo importancia en el algoritmo de Google. Cuando las arañas de Google no estaban tan entrenadas a principios de los 90, cuanto más se repetía una palabra clave en una página, mejores posiciones alcanzaba en los principales buscadores de Internet. ¿Qué pasó? Esto llevó a muchos especialistas SEO a sobrecargar los contenidos de su web, hasta el punto de «esconder» las palabras clave y añadirlas en el código HTML, ocultas a la lectura del visitante. Redactar para arañas robot y no para seres humanos, qué cosa tan fea.

Esta mala práctica pasó a conocerse como keyword stuffing: una técnica de Black Hat SEO basada en el uso repetitivo y excesivo de palabras clave en una web con el objetivo de posicionar más alto en las SERP para esas búsquedas.

Google no tardó en modificar el algoritmo de sus motores de búsqueda para que esta práctica penalizara el posicionamiento de aquellas páginas con keyword stuffing, al ser consideradas spam.

Como apunta nuestro experto SEO Rafa Villaplana, la premisa básica en estos tiempos es redactar de forma más natural posible, centrándonos en el usuario y olvidándonos del porcentaje de palabras en el texto. Ahora bien, esto no quita que no debamos tener en cuenta la presencia de la palabra clave en la página, tanto en la URL, los encabezados o los bloques de texto. Un factor SEO muy importante es que la palabra clave aparezca en el título de la página que queramos posicionar, entre otros sitios.

Entonces, ¿cuál es la densidad de palabra clave ideal?

keyword google

La densidad de palabras clave más comentada en blogs especializados está cifrada entre el 3% y el 5%. Nuestra recomendación, una vez tengas decidido qué término quieres posicionar (un tema que daría para comentar aparte) es que analices tu competencia y compruebes qué densidad están utilizando ellos para una búsqueda determinada. De esta manera, podrás hacerte una idea rápida sobre el peso que debes darle al término de búsqueda que más te interese en la página que quieras posicionar.

Actualmente, lo ideal es prestar atención sobre los lugares en los que figura la palabra clave en nuestra página web. En este sentido, resulta primordial que si quieres acertar con tu redacción SEO y quieres posicionar en buscadores, la palabra clave debe figurar en:

La URL de la página. Muy importante, porque de esta manera le estás dando una señal inequívoca a Google de la palabra clave en la que se centra el contenido de tu página (densidad-palabra-clave-ideal-seo, por ejemplo)

La meta descripción de la página. Un apartado al que conviene prestar también atención, aunque últimamente Google genera las metadescription de forma dinámica con el contenido de la propia página, para intentar resolver la intención de búsqueda del usuario. En el caso de que Google opte por mostrar tu metadescription, si eres capaz de currarte un copy deslumbrante, destacarás sobre el resto de resultados de la SERP, mejorando el CTR.

El título de la entrada. Otro punto caliente donde tiene absoluta importancia la presencia de la palabra clave. Aquí es donde más malabarismos tendrás que hacer, para seducir al lector y a Google al mismo tiempo («Cuál es la densidad de palabra clave ideal en SEO para enamorar a la araña», podría ser un buen ejemplo).

Texto y encabezados de la página. Aquí es donde entraría en juego la densidad de palabra. Repetimos: el truco no está en que una palabra aparezca escrita x veces, sino que el texto aporte contenido de valor al tema, y que la palabra clave se encuentre en los sitios que estamos comentando. En la redacción SEO debe primar más el espíritu de un fusil de francotirador que el de una ametralladora desbocada.

Imágenes de la entrada. Otra señal más para indicarle a los motores de búsqueda sobre la palabra clave que te interesa posicionar. Además, contarás con la bola extra de que tu publicación pueda aparecer en los primeros resultados de Google Imágenes.

Herramientas para medir la densidad de palabras clave

Existen algunas herramientas con las que trabajar en la redacción de contenidos SEO y comprobar rápidamente información relacionada con la densidad de los vocablos de un texto:

SEOQuake toolbar. Una de las herramientas más prácticas y cómodas para visualizar la densidad de palabra clave en una página web. Esta barra de herramientas en el navegador detecta y clasifica keywords desde 1 hasta 4 palabras, lo que te permitirá analizar rápidamente a tu competencia.

SEOlyze. Una herramienta de pago que cuenta con versión de prueba de un mes, con tres análisis gratuitos de SEO on page, indicándote que palabras cuentan con una buena densidad en el texto y sugerencias sobre cuáles deberían estar optimizadas.

Calculadora de Compumarketing. En este enlace podrás comprobar rápidamente el número de palabras que contiene una página con múltiples alternativas de búsqueda: muestreo de palabras por caracteres, por número de apariciones, incluir meta títulos, etiquetas alt…

Unos consejitos sobre redacción SEO y palabras clave

keywords

Para aquellos que se lancen a la aventura de la redacción orientada a SEO, aquí van una serie de tips para ayudarte en el exigente reto de escalar posiciones en la SERP de Google. ¡Ante todo, no desesperes y recuerda que en la constancia está el éxito!

Márcate un variado rico de plurales y singulares

El algoritmo de Google reconoce las distintas variaciones que pueden producirse sobre una búsqueda; tendrás que tener mucho cuidado a la hora de utilizarlas, para que no lo considere keyword stuffing. Puedes probar a variar entre singulares y plurales de una misma palabra, o mejor aun…

Los sinónimos son tus amigos

Otra manera de esquivar la penalización por el uso excesivo de keywords, lo encontramos en el uso de sinónimos. A Google le encantará que tus contenidos hablen de arácnidos, artrópodos y tarántulas, en lugar de hacerlo de arañas, arañas y arañas. Si dispones de una mayor riqueza léxica y un gran vocabulario, repartirás felicidad entre lectores humanos y robots arácnidos. ¡Imagínate lo contento que quedará Spiderman!

Reforzar la palabra clave con keywords LSI

El concepto keyword LSI (Latent Semantic Indexing) hace referencia a las palabras relacionadas semánticamente con una palabra clave determinada. Esta riqueza semántica permitirá reforzar el posicionamiento de nuestra palabra clave, ya que el algoritmo tendrá bien claro con qué otros términos y búsquedas está relacionada. Imagínate los distintos resultados entre una página titulada «Cuánto cuesta un puente» con términos en el texto como «construcción, inversión, río, ingeniería»; en lugar de «diente, dentadura, dentista».

Añadir FAQs relacionadas a la palabra clave que quieras posicionar

Una sección de Preguntas Frecuentes con cuestiones relacionadas con nuestra palabra clave ayudará al algoritmo de Google a reconocer a la perfección nuestro contenido. De esta manera, quedará claro que tu contenido está orientado a darle la mayor información y respuestas posibles a tus visitantes, sean cuales sean tus otros objetivos.

¡Espero que esta entrada te haya resultado útil! Síguenos en nuestras redes sociales para más recetas SEO.

Pepe Mansilla

Content Specialist

Redacto y dibujo por pasión desde que tengo conocimiento de causa. Más adelante, caí en la marmita del Marketing Digital y la pasión se convirtió en profesión.